retinopatia diabética

Cuando hablamos de retinopatía diabética hacemos referencia a una dolencia asociada a la diabetes mellitus. La misma, se relaciona con un trastorno metabólico global con implicaciones a nivel del sistema vascular, lo que, a su vez, se hace más severo si presentamos algún tipo de alteración general. Casos en los que se unen enfermedades de base como hipertensión arterial, problemas cardiacos, obesidad entre otros, suelen ser más complejos. En este caso, es frecuente que se presenten problemas o complicaciones oculares que debemos comprender y resolver a través de la opinión médica experta. Pero primero revisemos a qué nos enfrentamos.

¿Cómo se produce la Retinopatía Diabética?

Se trata de una complicación que afecta el funcionamiento de la retina que es el órgano encargado de transformar la luz y las imágenes y enviarlas al cerebro. El problema se produce porque la diabetes, y las complicaciones asociadas, deterioran los vasos sanguíneos de la retina provocando un escape de fluidos. Esto puede ocasionar, incluso, que la retina deje de ser irrigada derivando en las consecuencias lógicas por su disfunción. Incluso puede llegar a la ceguera, pero no te preocupes, existen mecanismos para disminuir ese efecto.

La Retinopatía Diabética se produce, en primer término, como consecuencia de presentar la diabetes mellitus. Por eso, lo primero a evaluar es la persistencia de la enfermedad para poder considerar sus causas.

Factores que inciden en la aparición de la Retinopatía Diabética

Existen algunos factores de riesgo que debemos presentar como incidentes en la aparición de la retinopatía diabética.

  • Padecer de diabetes mellitus por un periodo prolongado de tiempo. El efecto de la diabetes sobre el sistema vascular es lento y por ello, la aparición de la retinopatía diabética se relaciona con esos periodos prolongados.
  • Presión arterial alta. Esta es una condición que se suma a los problemas vasculares. Los vasos sanguíneos se someten a mayor trabajo y terminan por fallar. En este caso, se incrementa el riesgo de una hemorragia que termina por hacer exponenciales las consecuencias de la enfermedad.
  • Los altos niveles de glucosa en la sangre. Esto debido a la relación de esta sustancia con la diabetes. La vigilancia permanente resulta esencial.

¿Quieres mejorar tu salud visual?

 Confía en las manos de nuestros especialistas y programa tu cita rellenando este formulario.

Síntomas de la retinopatía diabética

Lo verdaderamente riesgoso de esta dolencia es que no conocemos de ella hasta que es muy tarde. Sin embargo, existen indicios que puedes considerar como un aviso de alarma temprana en torno a la retinopatía diabética:

  • La presencia de un edema macular. Esto se refiere a la acumulación de líquido en la parte central de la retina.
  • La aparición de manchas en la visión. La misma es el resultado de una hemorragia repentina en el ojo. Dichas manchas causan un oscurecimiento de la visión que suele ser parcial. Sin embargo, en algunos casos graves, puede ser tan severa que comprometa totalmente la visión, es decir, que provoque ceguera.
  • Pérdida paulatina de la visión. Es un síntoma que puede confundirse con el deterioro natural por la edad. Sin embargo, el médico especialista puede realizar una valoración bastante acertada de la causa. En casos normales, la vista suele fallar con un porcentaje determinado, si el mismo es superior a la media, es hora de revisar si se presenta diabetes como dolencia preexistente.

En todo este contexto sintomático es fundamental comprender que, en muchos casos, se trata de una dolencia que no presenta indicios tempranos. Asimismo, los síntomas que hemos nombrado pueden confundirse con otras patologías. Por eso, lo verdaderamente importante es considerar siempre la posibilidad en los casos de sufrir de diabetes mellitus.

Tratamientos disponibles para el manejo de la retinopatía diabética

En este punto resulta esencial que se identifique el problema antes de valorar un tratamiento. Al respecto, existen algunas pruebas diagnósticas muy efectivas como la Angiografía fluoresceínica, que permite reconocer el riesgo sanguíneo en la retina. Asimismo, la Ecografía nos presenta una imagen relacionada con el fondo del ojo y su condición. Sin embargo, la realización de estas pruebas depende de la valoración inicial de tu oftalmólogo de confianza.

Ahora bien en cuanto a los tratamientos disponibles para la Retinopatía Diabética te podemos comentar sobre la realización periódica de análisis médicos. Esta enfermedad puede ser controlada en el estado en el que se descubre.

En otros casos, puede ser recomendable una cirugía láser que se aplica sobre los vasos con problemas. De esta forma se reduce el edema.

Otra opción un poco más riesgosa, pero efectiva para casos graves es la microcirugía intraocular. Un tratamiento complementario puede ser el uso de fármacos especializados a través de una inyección intraocular.

Consejos para el manejo de la retinopatía diabética

  • Un aspecto interesante es que la Retinopatía Diabética no siempre causa trastornos visuales. Por ello, el consejo más importante es solicitar una cita con tu oftalmólogo de confianza para realizar un control periódico.
  • Otra cosa que debemos comprender es la importancia de un buen control, es decir, partir del principio que la diabetes no tiene cura, pero se puede controlar. Como la retinopatía es consecuencia de la anterior, controlar es no solo una opción, sino una necesidad.
  • Las dietas son fundamentales, seguir una baja en azucares y harinas colabora a mantener a controlada la diabetes. Por lo que también se mantendrán limitados sus efectos nocivos.
  • Por otra parte, no sigas consejos de nadie que no sea un médico especialista en el área. Cualquier automedicación u opinión empírica, tanto para la diabetes como para la retinopatía resultante, puede empeorar las cosas.

Como puedes observar, no se trata de una enfermedad severa si se mantiene bajo control. Si estás en un grupo de riesgo para la diabetes mellitus, resulta esencial que visites a tu endocrinólogo y si verifica la retinopatía diabética, la cita con un oftalmólogo especialista es el próximo paso.

¿Buscas algún tema?

¿Quien es el autor?

Dra. Diana Parra

Dra. Diana Parra

Oftalmólogo Certificado
Experta en Cirugía Láser

Todos Los Post

Artículos Similares