Oftalmología pediátrica

Servicios de Oftalmológia para niños

En Oftalmología Láser Integral, somos Especialistas Certificados, pertenecientes al Consejo Mexicano, Americano y Colombiano de Oftalmología. Atendemos todo tipo de enfermedades de los ojos, y realizamos cualquier procedimiento quirúrgico ocular, con equipos de alta calidad y avanzada tecnología. 

Según la Academia Americana de Oftalmología, los problemas de visión como la miopía o la hipermetropía afectan a más del 20% de los niños en edad escolar. 1 de cada 4 escolares sufre algún problema visual. ​Si tu hijo presenta dolor de cabeza al salir de la escuela, tiene ojos irritados al hacer sus tareas escolares o frunce el ceño cuando va a leer, probablemente se deba a una dificultad en la visión.

Servicios de Oftalmológia para niños

La miopía en los niños

La miopía implica ver bien de cerca y mal de lejos. Los niños, no ven correctamente los objetos o personas que se encuentran lejos. Para ver mejor, suelen apretar los ojos para enfocar los objetos distantes. Se debe consultar a un oftalmólogo, lo antes posible.

Hipermetropía en niños y bebés

El niño ve bien de lejos pero mal de cerca. Tienen una percepción borrosa de los objetos cercanos y ven mejor de lejos. Es habitual que los niños, al forzar la vista, presenten dolor de ojos o de cabeza, lagrimeo y parpadeo frecuente.

El astigmatismo en niños y bebés

El astigmatismo distorsiona la forma de los objetos y quién lo padece percibe una visión deformada de las cosas, tanto de lejos como de cerca. Se asocia a miopía o a hipermetropía, presentando síntomas de ambas patologías.

Estrabismo en niños y bebés

Ocurre cuando uno de los dos ojos se desvía hacia dentro o hacia fuera. ‘ Es una pérdida de paralelismo de los ojos, como consecuencia, cada uno mira en una dirección diferente. Es un problema grave para el sistema visual y debe ser evaluado inmediatamente por un especialista.

Ambliopía u ojo vago en niños y bebés

Suele empezar cuando un ojo o los dos pierden un grado importante de visión. Afecta a 4 de cada 100 niños. Consiste en la pérdida parcial de la visión en uno o en los dos ojos, que no puede ser corregida con lentes. El diagnóstico debe ser precoz, así se puede tratar con éxito antes de los 7 años. Si no se diagnostica, las consecuencias pueden derivar en una pérdida de visión del ojo afectado.